Viejos y nada sofisticados mecanismos de desagüe

“El 34% de los trabajadores españoles gana menos de 645 euros mensuales” es el titular de El Mundo de 21 de noviembre.  Estoy pensando en alguna afamada empresa multimillonaria y digna de elogio social de mis alrededores, ingeniería para más detalles, que contrata las jóvenes y los jóvenes por periodos de tiempo ínfimos, sin 14165292041414ningún tipo de estabilidad y con sueldos de escándalo (por abajo, claro), que para eso hay crisis y está feo lo de la seguridad en el trabajo y mucho más feo lo de cobrar dignamente.  !!! Qué se pensarán estos mocosos y mocosas, coño¡¡¡  Mientras tanto, ellos (si, ellos, puesto que son machotes de toda la vida), los que mandan y gestionan (gestión bastante facilona, por cierto) se llevan a casa sueldazos, porque se lo merecen, que hacen mucho esfuerzo bajando salarios. Son los nuevos esclavistas, los chulos de la barraca, los mamporreros del poder económico y político. Les han dicho que hay que aumentar beneficios sea como sea y que hay que filtrar, es decir, desaguar, que hay mucha vaguería y mucho botellón. Y ellos, los nuevos machos encorbatados de aspecto señorial, lo hacen sin pestañear, leña y más leña a la chavalería, dinero y más dinero para ellos y la empresa. No te fastidia, como si 645 eurazos fuera una mierda. !A desaguar, a desaguar, a ver si nos toca a más, que hay demasiados y demasiadas para repartir¡

Advertisements
Bitxikeriak, Informazioak atalean publikatua | Iruzkin 1

Ebola eta xenofobia

indizeaBolada kutsagarri honen ondoren, beldurra desagertua, etorkinen kontrako bolada iritsi zaigu. Ba zen garaia, ea Afrakikatik norbait ebolaz kutsaturik ailegatzen den gure lurrara, gure edertasunaren ispilura. Post honetan ez dut kritikarik aipatuko, proposamena baizik: etorkinez kezkatu beharrean Mato ministroaz txisteak konta ditzagun. Horrela ezgaitasunari barre egingo diogu eta, beharbada, zurrunbiloa isiltzeko ebolak jota dauden herriei laguntza eskainiko die gobernuak. Rajoyk hitzez “el gobierno hará un esfuerzo” , noski, gure diruz (nire hitzez)

Iritzia atalean publikatua | hitzekin laburtua | Iruzkin bat utzi

Diogenes, El Mundo y Constitucón solo para algunas y algunos

Diogenes el cínico ha sido uno de esos personajes históricos ambiguos no tanto por su mensaje como por la interpretación que la ortodoxia bienpensante ha hecho de él. El cinismo ha pasado de ser originalmente una denuncia inconformista a convertirse en la tapadera de la miseria intelectual. De esta metamorfosis sabe mucho el diario El Mundo, el denunciante oficial del régimen, el que denuncia y denuncia para que todo siga igual. Hoy me he encontrado con el artículo que ha publicado sobre la materia Valores sociales y cívicos. Por supuesto, ni un ápice de reflexión, ni una mínima contextualización, ni un atisbo de crítica hacia la LOMCE. Denuncia y denuncia, que ya está bien de que la Constitución y los gloriosos símbolos nacionales no se prodiguen en las mentes ofuscadas “por el aliento de las ikastolas” de las estudiantes y los estudiantes de Euskadi. Menos mal que El Mundo, como el Capitán Trueno, ha venido a salvarles.  Si esto no es cinismo, “que venga Dios y lo vea”. Claro que El Mundo olvida que eso tan importante, ese alejamiento de España (uf…¡cómo suena!) parece de broma, ya que no nos cuenta que el alumnado que elija religión puede prescindir olímpicamente de esa España. Tal vez se deba a que la religión y el concepto que El Mundo y el ministro Wert tienen de España sean muy parecidos, así una por la otra. Que cursas religión católica (la verdadera religión, el resto ya se sabe…) te convalidan la Constitución, los símbolos nacionales y lo que haga falta, que para eso te tragas su equivalente, el catecismo. Pero si eres ateo o atea o profesas una de las religiones no verdaderas, te jodes y a tragarte el rollo “nacional católico”, nada de convalidaciones. Y es que siempre han existido categorías. Que no quieres religión, toma España, una España cínica, repleta de lugares comunes y zonas oscuras, que arremete contra todo aquello que le huele diferente, pero tapa su propio olor con Pachuli. Si Diogenes levantara la cabeza no leería El Mundo. Probablemente lo uilizaría para alguna otra cosa.

Asmakeriak, Iritzia atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

“El Mundo” Euskal Hezkuntza Sistemari egurra ematen, noski, beti bezala

Valores sociales y civicos delako ikasgaiari buruzko jarraibideak Hezkuntza Sailak ikastetxeetara bidali ditu. Zer esanik ez, El Mundo egunkariak tropeleko burua hartu eta artikulua plazaratu du. Han, euskaldonok nahi duguna egiten dugula argi eta garbi geratu da eta, nola ez, hain garrantzizkoa den ente juridikoaz ahazteak ez duela barkamenik.  Egunkariari berari  esatea ahaztu zaiena da  Valores sociales y civicos ikasgaia erligio hartzen dutenak LOMCEk ez dituela  aukeratzera behartzen. Beraz, dinot nik, La Constitución ez da garrantzizkoa hautazkoa baizik, hots, katolikoa denak ez du ezer ikasiko “la carta magnaz”. Behar bada, La Constitucion ateorentzako zigorra da.

Asmakeriak, Iritzia atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

Ante tanta duda, me inclino por follar

Hace bien poco leía a uno de esos autores y autoras que me atraen de forma irresistible y un tanto morbosa. Sí, morbosa, porque lo que más me gusta es que flagelan sin piedad mi rancia y casi vacía mochila de las creencias. En este caso se trataba de Ulrich Beck, un fenómeno donde los haya, quien parafraseando a alguien que no recuerdo tildaba a esta nuestra época de “heisenberiana” por eso de la incertidumbre. El caso es que tras un par de semanas incertidumbrede reflexión sesuda he decidido enmendar al plana al mismísimo Beck, al llegar a la conclusión de que nos encontramos en una fase más allá de la que él propone, estamos en la era post heisenberiana, es decir, en la incertidumbre de la incertidumbre: ni tan siquiera poseemos la certeza de la incertidumbre. No estamos seguros y seguras de nuestra inseguridad. ¡Vaya lío! Después  de leer concienzudamente los periódicos, mi feedly, contar y recontar las barbaridades que día tras día conocemos y repasar el rastro dejado por mi agotada ilusión, no puedo por menos que reclamar el advenimiento de la nueva época.  Como es natural, las reacciones de las personas son tan absurdas como la misma época post heisenberiana: ayer una señora mata a tiros a una política, hace días un pirado rapta a un par de centenares de niñas, Putin… bueno Putin es Putin; un miembro cualificado de un grupo rock de Gran Bretaña no paga a hacienda pero dona dinero a obras de beneficencia… y así hasta el infinito matemático.  Hay gente que palía el desaguisado que provoca en nuestras vidas la incertidumbre de la incertidumbre fastidiando al prójimo, hay quien se dedica a trabajar enloquecidamente, quien se entrega a los demás y a las demás, otras personas deambulan por la vida, otras optan por enriquecerse, etc., etc… No creo que merezca la pena concretar más soluciones individuales, salvo, tal vez, la curiosa tendencia que he observado en algunos y algunas especímenes humanos de mi edad y en mayor medida entre la juventud: hay quien prodigiosamente opta por follar. En lo que a mi respecta, lo de fastidiar al prójimo me resulta más que desagradable; en cuanto a entregarme generosamente para hacer más llevadera la vida de otras y otros, carezco de la heroicidad necesaria (y esto es una confesión, no un sarcasmo); deambular sin rumbo me convertiría en esclavo de la vida, chungo; qué voy a decir de trabajar o dedicarme a hacer dinero, el colmo del aburrimiento. Pero lo de follar, sí, esto sí que me va, me parece una buena respuesta para sobrevivir en la era post heisenberiana. La única pega que encuentro es que cuanto más follo más amo y cuanto más amo más me acerco a las personas que me rodean y más y más siento su vida en la mía. Una jodienda, no hay forma de sacudirme de encima esta estúpida humanidad. Es lo que hay. En fin, estoy dispuesto a aceptar este peaje siempre y cuando la humanidad no me haga olvidar que dependiendo de las circunstancias puedo llegar a ser una bestia inhumana.

Asmakeriak atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

Por qué el Big Data es importante | Cataluña | EL PAÍS

Por qué el Big Data es importante | Cataluña | EL PAÍS.

Oso interesgarria delakoan, iruzkina egiteko gogo sortu zait. Bai, Big Data, adibidez, da Parsons argitaletxeak PISA ikerketarekin egin nahi duena, hots, lagunen profilak eraiki eta, noski, geroago saldu horien arabera. Artikuluan honako paragrafo hau aurkitzen dugu:

“Este nuevo contexto tiene potencialidades como el desarrollo y optimización de nuevos productos y servicios, la innovación y la generación de inteligencia sobre procesos sociales. Pero también tiene riesgos, como han puesto sobre la mesa las mujeres embarazadas que han denunciado la intromisión de su intimidad y los problemas que eso les ha acarreado (detección del embarazo por parte del supermercado, envío de publicidad personalizada a direcciones postales antiguas o a los futuros e inconscientes abuelos, ofertas que pueden llegar después de un aborto, etcétera). Y este es solo un ejemplo en un ámbito reducido”.

Orain asma dezagun noraino irits daiteken teknologi hau. Egia esan, gai honetaz noraezean nago, baina gauza ziur bat esan dezaket: Big Data testuinguruan sartuko ez dena preziorik ez izateagatik, isurbidetik joango da.

Gure begien aurrean daukagu adibidea:  aurre etorkinak (hots, potentzialki etorkin baina oraindik gure lurrara iritsi gabe, patera batean edo Afrikako portu batean pateraren zain edo hegazkinaren zain) Gaur egun, beren lan indarraren beharrik ez dagoenean ez dute preziorik. Balioa beharbada bai baina nori axola hori? Big Data unibertsoan haiek ez dute profilik, ez dira erosle potentzialak, ezta Segurantza Sozialaren oadaintzaileak ere. Ordun ito egin dadila, zertarako nahi ditugun!!! Gora Lanpedusa!!!

Asmakeriak atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

Putin y la anonimia

Entre los recuerdos que guardo de mi padre, hay uno que me resulta especialmente divertido. Tras una conversación sobre el “amor” se me ocuió argumentar que no se trataba más que de sexo expresado en forma respetable, a lo que mi padre respondió dirigiéndose a mi madre: como se nota que es “cáncer” (signo del Zodíaco) tiene el sexo metido aquí (y se llevó el índice a la frente) Me pareció gracioso porque ni por asomo pensaba que mi padre haría caso de entretenimientos baratejos de ese estilo y, sobretodo, por echar mano a una explicación cósmica planetaria para dar razón de un fenómeno tan terrenal y tan carnal como el amor-sexo. Ahora me doy cuenta de que mi padre no entendía lo que estaba pasando, la repentina y brutal crítica que la Historia hacía del franquismo y su esteriotipado y chusco sistema de valores. Y también me doy cuenta de que algo parecido está sucediendo en este momento: de nuevo la Historia ajusta cuentas con una generación. Nuestro sistema de valores lleva en crisis más de 15 años y seguimos sin enterarnos. La generación del post franquismo resumió sus creencias en el binomio libertad-responsabilidad y parece que nos cuesta apearnos del burro, tal vez porque nos cuesta entender lo que está ocurriendo, entre otras cosas, la obsolescencia de ese binomio, convertido en tópico generacional vacío de significado. La crisis, la globalización, la decadencia de Europa Occidental, los mercados…todo eso que hemos dado en llamar la segunda Modernidad. Y últimamente, por si fuera poco, Putin y su cinismo. Como si se tratara de un símbolo ecléctico, Putin se nos presenta orgulloso, dominante e incomprensible, el signo de los tiempos,Irudia recordándonos que a él la crisis se la suda, que Europa es una mierda y que hace lo que le da la gana en Ucrania y… veremos.¿Quién se atreve a levantar un dedo? Ni siquiera Merkel, a la que creíamos la reencarnación de Tatcher, la nueva dama de acero (el hierro es más de Gran Bretaña, en Alemania se hace acero del bueno) Hollande, el baluarte ignoto de la izquierda, comenzó alzando la voz con lo de Crimea y después se ha acatarrado. ¿Y el resto de la vieja Europa occidental?…mejor no preguntar.

¿Qué está pasando? Esta es la pregunta. Me dan ganas de utilizar la estrategia de mi padre, pero me parece que no colaría. La verdad es que no tengo respuesta, aunque creo que si podríamos estar de acuerdo en una consecuencia de esa desconocida respuesta. Sí, no sabemos qué pasa, pero conocemos de sobra algunos de sus efectos sobre nuestras vidas. Creo que el más notorio, el más directo y rotundo es la anonimia. Si algo podemos percibir de la actual situación es la inmensa, grandiosa, anonimia de nuestras vidas, la invisibilidad histórica que nos cubre. Somos la nada. Ni protagonistas de nuestras vidas, ni sujetos libres y responsables que construyen su proyecto vital, ni agentes transformadores, ni… Somos la morralla, aquello en lo que Putin no piensa, nos define la indefinición, el no ser. Sartre estaría loco de contento.

Asmakeriak atalean publikatua | Iruzkin bat utzi