Agentes sociales y centros educativos

En ocasiones (pocas, desde luego) nos topamos con iniciativas contra corriente de la inercia educativa institucional. Confieso que a lo largo de mi prolongada y variopinta experiencia profesional pocas he visto fructificar y tomar vida en forma de prácticas rutinizadas, de manera que su futuro estuviera asegurado. Ayer, en el interesantísimo  educablog, blog de educación social, encontré entre otras joyas, ésta:

Educadores-as en los institutos (escrito en 2007!!! y yo sin enterarme)

portada_imagen_letras_2

Al margen de la carga innovadora de la experiencia (y del artículo) quisiera fijarme en el marcado acento rupturista que contienen experiencias que, como ésta, aportan a los centros educativos perspectivas críticas. No me parece un tema anecdótico. Por el contrario, tengo para mí que una de las carencias que más lastran la actividad educativa es la ausencia de interacción de la organización escolar con agentes sociales “externos”. De hecho, no es extraño que los centros se comporten como sitemas cerrados que se retroalimentan hasta agotar su propia capacidad innovadora acercándose peligrosamente a la entropía educativa (sistema de reproducción social) En la visión corporativa pólítica y sociológica dominante, los centros son tratados como si mágicamente se alimentaran de procesos recursivos inagotables. Una parte significativa del profesorado, de las familias y de los y las responsables políticas insisten en esta visión estereotipada y profesionalizante que centra en la corrección formal de los procesos el desarrollo “natural” de la calidad educativa. Un ejemplo paradigmático lo encontramos en la LOMCE, donde se entiende que la interacción crítica no es otra cosa que control externo en forma de aburridas y nada equitativas pruebas externas. En otras palabras, tratar igual -¡qué democrático!- a personas desiguales, presuponiendo que así se evalua la idoneidad de los procesos educativos. Un disparate, vaya. Visto así, uno de los retos sociales y educativos es dar respuesta  a esta pregunta: ¿qué podemos hacer para proveer de interacción crítica a los centros educativos? Educadores-as en los institutos nos ofrece una buena respuesta y además facilmente transferible (por lo que conozco, en diversos centros se estan llevando a cabo experiencias similares)

Advertisements
Post hau Iritzia atalean publikatu zen. Gogokoetara gehitzeko lotura iraunkorra.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s